martes, 28 de febrero de 2017

MAS FUERTE QUE EL ODIO


MÁS FUERTE QUE EL ODIO



"El hombre es libre de alterar por completo su destino para lo mejor o para lo peor. Yo, hijo de alcohólico, niño abandonado, he hecho errar el golpe a la fatalidad. He hecho mentir a la genética. Ése es mi orgullo". (Tim Guénard) http://www.lsf.com.ar/libros/71/MAS-FUERTE-QUE-EL-ODIO/ En este maravilloso y terrible relato el autor describe cómo el amor y el perdón detendrán la rueda de este viaje en caída libre hacia la nada. Hoy Tim Guénard es un hombre feliz.

Ciertamente no está de moda pedir perdón y menos aún perdonar. En estos tiempos individualistas se consideran actitudes humillantes, vacías, carentes de sentido. Pocos se sienten obligados a pedir perdón por nada ni a nadie, pero exigen la reparación de las ofensas ajenas...es frecuente oír eso de "no me arrepiento de nada" (busca en google y te sorprenderás)
El rencor es el veneno de nuestro corazón, y el perdón su cura.





 Lo grande que es perdonar, interpretada "con mucha salsa" por Vico-C y Gilberto Santa Rosa.
De vez en cuando uno se encuentra con testimonios asombrosos, diría heróicos, para lo que estamos acostumbrados a ver y oír; Los padres de Juan Fernando. El amor es más fuerte que el odio, y el perdón la manifestación más elevada del amor.
Antecedentes: Juan Fernando Martínez, vecino de Gines y de 19 años, fue asesinado de una puñalada la madrugada del viernes 1 de mayo 2009 por una pandilla de jóvenes, alguno de ellos con antecedentes por delitos de lesiones con arma blanca, violencia de género y robos con violencia. El crimen quedó grabado por las cámaras de seguridad del Club Náutico de Sevilla.

Parece ser que alguien robó la chaqueta a un amigo de Juan Fernando, él corrió a perseguir al ladrón y fue apuñalado. Era un chico normal, con su historia, como todos. Nació en Colombia y fue adoptado por sus padres españoles, como sus dos hermanos. Había dejado los estudios, pero últimamente intentaba retomarlos, a la vez que trabajaba. Tenía novia, era miembro de una Comunidad Neocatecumenal (los kikos) de su parroquia, le gustaba el fútbol, viajar, tocar la guitarra.

La muerte violenta de una persona siempre es escandalosa aunque, por desgracia, estemos acostumbrados a que estas cosas sucedan. Sin embargo, en este caso, ha sucedido un escándalo mayor para mucha gente: sus padres han declarado públicamente que perdonaban a sus asesinos y no les deseaban ningún mal.

Este noble matrimonio ha adoptado a tres hijos. Su segunda hija, con síndrome de Down. Si se trata de predicar con el ejemplo, ahí lo tienen. La capacidad de perdón de unos padres . Una lección de grandeza. Sigue la entrevista que Jesús Quintero les hizo en su programa de "Ratones Coloraos"





El escándalo del perdón. Por los comentarios hechos a la noticia por los lectores del ABC y El Correo de Andalucia, junto con comentarios de apoyo, la actitud de los padres ha escandalizado a no pocos, unos respetan su decisión aunque no la comparten, y otros se sienten indignados y ofendidos y no dudan en insultarles.
Algunos ejemplos de esa actitud intolerante hacia el perdón:“esos padres fanaticos religiosos son capaces de acoger en su casa a los asesinos de su hijo que al fin que era adopatado, que mal ejemplo para los proximos asesinos al acecho”.

"Para perdonar a alguien, primero te tienen que pedir perdon y arrepentirse de lo que han hecho (ante los padres y ante Dios). Decir públicamente que los perdonan es condenar a otras personas a sufrir lo que a estos asesinos les venga en gana. A todos estos “buenos cristianos” y “defensores de la vida” habría que preguntarles por que son cómplices de los delitos de estos asesinos, porque los promocionan"







No a las sectas, si vds perdonan la mayoria de la sociedad NO Que se pudran los asesinos en la carcel,y que les hagan lavida lo mas amarga posible durante el resto de sus perras vidas.

Ciertamente las opiniones en estos casos suelen ser encendidas, pero no deja de asombrar la falta de sensibilidad de tantos, posiblemente consecuencia de una sociedad sin valores; la jungla.
Pedir perdón y perdonar en realidad es una necesidad constante en la vida diaria para no
volvernos locos, pero en la vida hay ocasiones en que perdonar es heróico; infidelidades, maltratos, mentiras, abusos, traiciones, deudas, injusticias, ofensas, accidentes...
Los que cometieron estas faltas quizás están muertos o lejos, y no pueden disculparse, arrepentirse o pedir perdón, o tal vez no quieren, o no se acuerden... ¿Pueden estas víctimas perdonar a los que les causaron tanto dolor, o hacerlo simplificaría el pecado?


Se dice que el hombre olvida, pero no perdona, y la mujer perdona, pero no olvida... Sinceramente pienso que no es así, a todos nos cuesta tanto perdonar como olvidar, pero perdonar es comenzar a olvidar el daño recibido. Perdonar con hechos, no sólo de palabra.No hay otra opción; Si nos llenamos de rencor, estaremos amargados, deprimidos, ulcerosos, añadiendo más daño y dolor a nosotros mismos. Llevar una lista de agravios, aparte de separarnos de los demás, es un quiste que daña el corazón y el alma. Por nuestra propia salud, necesitamos perdonar, pedir perdón, y sentirnos perdonados

El amor al enemigo, cuando los cristianos lo viven de verdad, es un signo inequívoco de la presencia de Dios, un verdadero milagro. Sólo es posible si uno ha recibido primero el perdón y la misericordia de Dios. Los mismos padres de Juan Fernando lo decían: Nos han ocasionado mucho dolor pero no les condenamos porque Dios dio la vida por nosotros“. La gente se convierte porque ve cosas así y puede decir, “yo quiero eso para mi vida
LASTIMA QUE ESOS PADRES PERTENECEN A LA SECTA DE kiko , SON NEOCATECUMENALES. Y ESTÁN DENTRO DE LO QUE HOY ES UNA FALSA IGLESIA - Perdonar no significa comportarnos como si nada hubiera pasado. No significa que debemos confiar nuestro dinero a un estafador, confiar en que alguien que golpea a su esposa no lo hará de nuevo, o nombrar a un abusador de niños como pastor de jóvenes.
Perdonar significa que no guardamos rencor así que no buscamos venganza. Significa no esperar que nos paguen, significa orar por nuestros enemigos. Significa vernos a nosotros mismos en sus zapatos, sabiendo que Dios por medio de Cristo nos ha perdonado nuestros pecados también. Dios no quiere que pequemos de nuevo pero su misericordia dura para siempre.



La clave para perdonar: Mientras mejor comprendamos que hemos sido perdonados, mejor podemos perdonar a otros. Muy oportuna la deliciosa "Perdóname" de Amaral.





Pregunta abierta: ¿que es más difícil: perdonar o pedir perdón? ¿Por todo? ¿siempre?

FUENES VARIAS  Y ARREGLOS PROPIOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada